Seguidores

Visitantes recientes

jueves, 22 de diciembre de 2011

57º Por cada hora que pasa,aprendo 70 nuevas maneras de pensar en ti

Quizás la vida sea muy perra a veces, o muy bonita en otras ocasiones, pero hay algo en lo que nunca falla. Enseña. Enseña que el vivir es dar cambios constantemente sin saber muy bien a donde, que las amistades a veces se caen y que sólo podemos seguir adelante, no existe aún la opción de rebobinar. Enseña que nada dura para siempre, que la gente miente, que las historias bonitas sólo existen en las películas y que tú sólo eres una partícula dentro de este gigantesco e incomprensible universo.

Y sin pensárselo dos veces lo rodeó con sus brazos y en sus oidos susurró:
- Tengo miedo. miedo a que todo esto sea sólo un sueño, un sueño de esos que recuerdas gran parte de tu infancia como uno de los mejores sueños que has vivido. Pero sin embargo y sin saber muy bien de que manera, la memoria te traiciona, te borra recuerdos sin aviso previo y sin pedir permiso. Sin haberlo deseado ya no recordaré ni un día más tus preciosos ojos. Quiero que vivas para siempre en mi memoria.- Dijo ya con lágrimas corriendo por sus mejillas.

Es como esos días de verano en los que sin darte cuenta cuando todo parece perfecto sientes la primera gota, despues la segunda y cuando te das cuenta estas calado hasta los huesos. Y es entonces cuando te das cuenta de que estuviste todo el tiempo mirando hacia el suelo viendo como te mantenias en vez de intentar volar y llegar mucho mas alto.

Aún no consigo entender como no pierdes la cabeza por el. No entiendo que no sientas nada especial cuando el te roza con su piel fría y cálida al mismo tiempo. No entiendo que pase desapercibido el olor de su pelo al lado de tu oreja o como es capaz de pestañear de esa forma tan mágica. No entiendo como no te puedes fijar en sus ojos, profundos como un agujero sin fin, oscuros como un bosque en invierno, pero a la vez compasivos como ninguna alma humana. No entiendo que sigas viéndolo como una persona normal cada vez que sonríe, cada vez que hace ese pequeño tic con sus manos, cada vez que mueve los brazos de forma especial. Por que el no es uno mas, el es ese que hace que con un simple movimiento caigas rendida a sus pies, que en el momento que dice tu nombre el corazón se te para, la sangre se te enfría y vuelves a renacer otra vez. Que cuando escuchas su dulce risa y consigues diferenciarla entre el resto de las demás risas, cuando sientes ese cosquilleo en el estómago cada vez que me dirige una sonrisa o como el mundo se para cada vez que el se pasea por mi mente. O por su simple forma de caminar o quizás esa sensación de hacer mágico cualquier momento aburrido de la rutina diaria. No me hables de cuerpos si no has visto el suyo, que su ombligo,su cadera,la perfección de sus brazos van en armonía con el resto de su cuerpo y su cuerpo con la naturaleza que lo rodea. Puedes pensar que estoy loca quizás o que se me haya ido la cabeza a otra parte pero lo siento, esto es amor.

1 comentario:

  1. Sólo pasaba a saludarte y desearte unas felices fiestas querida Amiga..
    Hoy deseo para ti que la dicha no suelte nunca tus manos..

    Te envío mi abrazo
    de corazón a corazón..
    Dani..

    ResponderEliminar